Del amor y del teatro que hacen con él: a modo de desahogo.

Estoy visualmente asfixiada [¿ah?]. Es que es impresionante ver cómo la gente cada 3 minutos sube una foto de sus “parejas” , de “el amor de su vida”, y entonces pose 1: besándose, pose 2: besándose (en la otra mejilla), pose 3: besándose (pero un poquito más hacia la izquierda) … y así sucesivamente. Bueno, cambian su estado en las redes sociales, porque así todo el mundo se entera de que ellos tienen -POR FIN- una pareja. Porque en este mundo si no tienes pareja eres un nulo, un obstinado, un solterón, un feo, un homosexual, en fin. Entonces bueno, van viviendo su amor y al día siguiente, ¡boom! “fulanito de tal ya no está en una relación con ___________ “. Entonces es demasiado extraño, porque esos amores son qué, ¿con fecha de vencimiento?. Y cuando no, entonces forran mi TL con menciones y RTs. Para qué están los DMs, el popular WhatsApp, o el muy de ‘gente-fina’ PIN. Hay quienes tienen una pareja simplemente para exhibirla, tampoco es el plan.

Yo también quiero, yo también siento, y en algún momento estuve tentada a caer en la intensidad, pero qué va, cuando uno siente de verdad amor, admiración, respeto, cariño, ganas, no es necesario que todo el mundo lo sepa, basta con que tanto él (por si lee este post) como yo lo sepamos y no lo hagamos un teatro, un sentimiento público. Tampoco me refiero a un amor oculto, clandestino, ilegal. Lo saben los que lo merecen, los necesarios.

Léanme, cada quien ama y quiere a su modo, yo no intento ofenderlos, ni criticarlos, ni indicarle cómo se quiere, porque sobre eso no hay escuela, ensayo o manual que explique. Como dice por ahí un no sé quién: “Entre gustos y colores no han escrito los autores.” Y sí, yo y mis no-originales y populares frases. Aquí solo se digitalizó lo que se observa a diario. Por cierto, tampoco quiero enseñarlos cómo usar las redes sociales, esas que hoy en día se prestan para tantas estupideces, yo no soy una experta, quizá como muchos de ustedes, ni las sepa usar, pero yo misma trato de moderarme y corregirme, porque ese es el plan, que tú mismo te moderes.

Y por último, muchos de ustedes (si es que alguien más que yo lee esto) dirá que soy una obstinada, intolerante, amargada, que por qué no elimino o bloqueo a esos personajes, pero es que antes de hacerlo prefiero desahogarme a ver si así logro recargar mi tarrito de tolerancia o a ver si pasa un milagro y la gente aprende a exteriorizar menos y sentir más. ¿Será que tengo fe? No, no creo, ahí cito a ese gran filósofo Friedrich Nietzsche : “Fe es no querer ver la verdad.”

Y ahora sí, con esto cierro otro sin-sentido escrito.

Hasta otra entrega (desahogo).

Seguiremos (des)informando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s